viernes, 21 de octubre de 2011

4 Cosas que odiamos de ser "gamers" en el 2011

Tengo 22 años, y tengo poco más de 15 años jugando y disfrutando de los videojuegos que me encantan, pero llegué a la conclusión de que después de las muchas horas de satisfacción que me ha dado la industria, también hay momentos que frustrantes que todos hemos vivido. Después, empecé a notar un patrón, esto solo ocurre en los últimos años, es por eso que me di a la tarea de escribir este post en el que englobo en pocas palabras (?) lo que “odio” de este medio de entretenimiento que amo. He aquí, como el titulo indica, las 4 cosas que odiamos de ser “gamers” en el 2011:

Los tiempos.

¿Cuantas veces has dicho, “si he jugado ese juego, pero no he podido terminarlo”?... Año con año vamos creciendo y madurando; y si eres videojugador, no me dejarás mentir, ya no te da tiempo de jugar los juegos que quisieras. Recuerdo una frase que alguna vez dijo mi hermano que refleja esta situación totalmente, decía, palabras más palabras menos: “Waw! Está a punto de salir Alan Wake, un juego más que voy a comprar y que no tendré tiempo de jugar”. Pero ¿Por qué pasa esto? Los juegos van avanzando en tecnología y complejidad, y además cuentan cada vez más con una narrativa digna de Hollywood que, generalmente, se traduce en más horas de gameplay, esto es algo muy bueno, pero para el gamer que estudia, trabaja y/o ya mantiene una familia le es imposible seguirle la pista y poder terminar todos los juegos que quiere jugar. Pero esto no solo ocurre en los juegos con historia, los juegos de deportes, tienen tantas y tantas opciones que terminas dándote cuenta de que siempre juegas lo mismo. Es una lástima que tengamos que dejar tantos juegos inconclusos, pero tómate el tiempo de terminar esos juegos “pasados” que dejaste y verás lo gratificante que puede ser retomarlos otra vez.

Los precios.
Como bien sabemos y como mencionaba anteriormente los videojuegos cada vez hacen uso de tecnologías más avanzadas y no solo eso, las desarrolladoras ahora hacen más superproducciones de millones de dólares, y claro es verdad, desde siempre este “pasatiempo” nunca ha sido nada barato. Pero en los últimos años se ha estandarizado, cada juego nuevo cuesta $999, y con juegos como las series de Guitar Hero y Rock Band que hacen uso de periféricos increíbles, alcanzamos precios que van de $1,500 a $2,000, aunado a las “ediciones especiales” que son muy ostentosas en los últimos años, alcanzamos precios de casi $2,500. Y no solo eso, las consolas como tal son caras también, para muestra un botón: ¿Quién no recuerda el escandalazo que se armó cuando se anunció el precio del 3DS en México? ¡$6,000 por una consola portátil! Y es más triste porque en los Estados Unidos tenía un precio de lanzamiento de 249USD. Esto es un problema de impuestos y de los retailers que deben llevarse una ganancia, pero no podemos evitar sentir ese ardor en nuestros codos y en nuestros bolsillos.


Fallas Técnicas.

¿Alguien dijo “Aro Rojo de la Muerte”? Que tan grave tuvo que ser el problema para que Xbox cambiara su política de garantía y la hiciera vitalicia, y no me lo tomen a mal, no estoy ranteando contra Microsoft/Xbox, cabe mencionar que adoro mi Xbox, pero también debo admitir que este ya es mi tercer Xbox debido a las fallas técnicas. Pero no solo a ellos les ocurre esto, Sony también tiene su “luz amarilla de la muerte” y Nintendo tampoco está exento de estos problemas. Tengo 2 casos documentados de amigos cercanos a los que se les descompuso su Wii y su PS3 respectivamente. Como lo he dicho una y mil veces, la tecnología va avanzando y las consolas cada vez son artefactos más sofisticados, estas fallas técnicas son naturales en una industria que experimenta mucho con tecnología nueva, pero las fallas técnicas siempre serán un dolor que nuestros corazones nunca estarán dispuestos a perdonar.
Jugar en línea.
No no no no, a ver que se entienda bien, amo jugar en línea es una de las cosas que más agradezco que haya ocurrido en la industria de los videojuegos, pero entonces… ¿a qué me refiero? No todo lo que “odiamos” del gaming está directamente relacionado con la industria, a veces está relacionado con nosotros mismos, los usuarios. Quién no ha jugado cualquier juego en línea competitivo solo para encontrarse, con quiters (gente que abandona) o con cheaters (gente que hace trampa), y no solo en el ámbito competitivo; quien no ha jugado gaming cooperativo solo para encontrarse con trolls que no cooperan con el equipo y que hasta matan a sus propios compañeros de equipo. ¡¡Ugh!! Si es muy molesta esta situación, es muy gratificante jugar en línea, pero cada vez que te encuentras con estos personajes, te dan ganas de meterles el control por la garganta ¡ja! Hablando en serio, seamos civilizados al jugar online y en el peor de los casos en lugar de jugar en línea invita a tus amigos a tu sofá.
Eso es todo por, espero que se hayan sentidos identificados conmigo y pueden seguirme en mi twitter como @carloventresca, yo soy Pablo Luna diciéndoles nos leemos en la próxima y sigan jugando.

1 comentario:

thewizzkidd dijo...

En el online tambien estan los que en los juegos de deportes se les llama cheesers. Que usan siempre la misma jugada o un xploit para ganar